martes, 23 de junio de 2009

Viajes en el Tiempo. Tan fácil como mirar al cielo

Viajar en el tiempo.... ¿una quimera imposible?, parece que no.
El tiempo es una dimensión más en la que coexistimos, tan simple como las otras tres que conocemos tan bien: alto, ancho y profundo, tan compleja como las otras tantas que se nos escapan a nuestra comprensión y que algunos navegantes han capturado en complejos sistemas como la teoría de cuerdas.
El tiempo, se nos escapa como los granos de arena en una mano, lo sentimos, nuestra existencia está sujeta a él, pero ¿acaso no podemos dominarlo y someterlo a nuestra voluntad?
Al igual que podemos trasladarnos a lo largo del espacio, podemos hacer lo mismo en el tiempo, no es mucho más difícil.
Probad esta noche, noche mágica de San Juan (aunque el equinoccio real fue hace un par de días...) para viajar en el tiempo, para contemplar el Universo tal y como era en sus orígenes.
Probadlo, sólo tenéis que mirar al cielo.
Es curioso lo poco conscientes que somos de aquello que nos rodea. Miramos al Sol y creemos que con alzar una mano lo podríamos coger entre nuestros dedos. Craso error, allí donde alzamos nuestros dedos ya solo hay vacío, pues el Sol hace más de tres minutos que abandonó ese lugar, y es que ese es el tiempo tarda en llegarnos su luz a nuestros ojos. Estamos viendo el pasado.
Con las estrellas pasa lo mismo magnificado: Alfa Centauri, el sistema estelar más cercano a nosotros está a 4 años luz, el resto del firmamento a cientos, miles de años. Aquello que vemos sobre nuestras cabezas puede que dejara de existir hace miles de años, pero su luz aún nos llega. Vemos un cielo del pasado, y al otro lado, el observador que mire con su telescopio a la Tierra verá un mundo de seres desconocido para nosotros, verá nuestro pasado en su presente, habrá viajado, como nosotros en el tiempo.
Sed buenos esta noche, nadie sabe lo que nos espera en el futuro...
Mañana más... ¿o será hoy?... realmente será el Jueves

2 comentarios:

  1. Pues muy interesante si señor, muyinteresante. De tus palabras saco la conclusión que tampoco hay que preocuparse mucho por el futuro porque enseguida pasa a ser pasado casi sin haber sido presente.

    No creo en la noche de San Juan, me parece una tonteria, pero oye, eso es lo que me parece a mi

    ResponderEliminar